David Shannon, leímos su maravilloso libro sobre la importancia de ser uno mismo. Luego, cada niño recibió una taza de pudín de vainilla para colorear. Colocamos el pudín en capas en el tazón de la clase y compartimos el regalo del arcoíris. La colaboración fue maravillosa … ¡y requirió mucho lavado de manos antes, durante y después!



Source by charcole