Después de un baño, intento, intento, intento limpiarme hasta que esté seco, seco, seco. Manos para limpiarse, dedos de manos y pies, y dos piernas mojadas y una nariz brillante. ¡Piensa cuánto menos tiempo tomaría si fuera un perro y pudiera sacudir, sacudir, sacudir!



Source by gammakiss